Volver a los detalles del artículo Signos neurológicos blandos y procesos cognitivos en niños escolares de 611 años